Cuello tecnológico, el padecimiento de este siglo

Cuello tecnológico, el padecimiento de este siglo

Dolores de cabeza, espasmos en el cuello y articulaciones crujientes en hombro. El Dr. Daniel Riew del Hospital Daniel y Jane Och Spine en el NewYork-Presbyterian nos pone al tanto, sobre uno de los grandes males que aquejan a la sociedad contemporánea.

Si eres de las personas que trabaja frente a una computadora, seguro también te ha sucedido esto. O cuando ves hacia abajo en tu smartphone, sucede con frecuencia que los músculos de la parte posterior del cuello tienen que contraerse para mantener la cabeza erguida. Entonces, cuanto más mires hacia abajo, más tendrán que trabajar los músculos para mantener la cabeza alta. Estos músculos pueden cansarse demasiado y tener dolores de cabeza al ver nuestros teléfonos inteligentes, trabajar en computadoras o bien mirar nuestras tabletas todo el día. A ese padecimiento, derivado del uso excesivo frente a las pantallas de nuestros gadgets y computadoras, se le ha ubicado recientemente como cuello tecnológico.

Manifestado con dolores constantes de cabeza, espasmos en el cuello y articulaciones crujientes del hombro, el cuello tecnológico se presenta en escenarios recurrentes de nuestra vida cotidiana como los hogares y oficinas, mientras se camina por la calle o viajamos en autobús o hacemos fila. El cuello técnico, ese acto de estresar los músculos mientras usamos teléfonos, tabletas o computadoras, es la génesis de un dolor en cuello y hombros, produciendo rigidez y dolor notable; un problema que se ha ido extendiendo entre la sociedades modernas y usuarios activos de la tecnología.

De acuerdo con el sitio especializado eMarketer, tan sólo en 2017, la población estadounidense pasó un promedio diario de 5 horas y 53 minutos frente a dispositivo digitales, incluyendo 3 horas, 17 minutos al día en actividades no vocales en dispositivos móviles, un aumento de más de una hora respecto a 2013.

Los síntomas frecuentes y su falta de atención puede provocar que el cuello tecnológico provoque que los discos se desgasten más rápido, incluso abombarse o romperse. Asimismo, si el disco roto pellizca un nervio, se puede sentir dolor, debilidad o entumecimiento en el brazo, lo que puede requerir un tratamiento quirúrgico en el mediano o largo plazo.

Para el Dr. Daniel Riew*, director de cirugía de columna cervical y codirector de cirugía de columna en el departamento de cirugía ortopédica en el Hospital Daniel y Jane Och Spine en el NewYork-Presbyterian, ha venido analizando las causas y los síntomas del cuello tecnológico, ofreciendo formas razonadas y eficaces de alinear correctamente y con seguridad el cuerpo, mientras se usan teléfonos móviles, computadoras y otros dispositivos de medios digitales.

El Dr. Riew analiza las causas y los efectos: el cuello tecnológico es un tema que radica frontalmente en la postura del cuerpo humano, en tanto que el consejo de la “espalda recta” es una recomendación errónea. Lamentablemente, dice el Dr. Riew, “cuando te sientas con la espalda recta, no tienes que poner mucha fuerza en los discos de la parte inferior de la espalda, pero los músculos de la parte posterior del cuello tienen que contraerse para mantener la cabeza erguida. Entonces, si te sientas derecho durante horas, puedes terminar con dolor de espalda y cuello”.

Una mejor manera, recomienda el Dr. Daniel Riew, radica en sentarse con la silla reclinada de 25 a 30 grados, con un buen soporte lumbar para evitar así el llamado encorvamiento. En esta posición, los discos en la parte posterior, así como el cuello, se encuentran sujetos a fuerzas mucho más bajas en posición vertical, y los músculos en la parte posterior del cuello ya no tienen una contracción para mantener la cabeza erguida.

El especialista del NewYork-Presbyterian aconseja tres acciones principales para minimizar este padecimiento, que hoy se presenta en el 100% de las personas que pasan demasiado tiempo frente a la computadora o el smartphone:

1) Levantarse y moverse con frecuencia. Si tiene un trabajo sedentario sentado, al menos cada 15-30 minutos, debe levantarse y caminar, aunque sea por un minuto. Eso hará que la sangre circule, y pondrá tu cuello en una posición diferente.

2) Consigue una silla que se recline con un soporte lumbar muy bueno, e inclínate hacia atrás tanto como sea práctico mientras trabajas. Eso eliminará la presión de los músculos del cuello para que no se tensen. A medida que te inclinas hacia atrás, los músculos se relajarán y se suavizarán.

3) De ser posible, intentar trabajar de pie tanto como sea posible. En caso contrario, considerar lo siguiente: si tengo un largo día en el que tengo que trabajar muchas horas en una computadora, me voy a casa y hago ejercicio durante 45 minutos para sentirme mucho mejor.

Forbes México
Junio 6 de 2018

Acerca del Autor

Artículos relacionados

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *