Dulce artesanal a cargo de tres emprendimientos

Dulce artesanal a cargo de tres emprendimientos

Las marcas Mermeladas y Dulces La Mayita, Macadé y La Campesina trabajan desde hace dos años en la elaboración de productos fabricados a base de coco y cacao, que se producen en diferentes fincas de Esmeraldas.

Las tres marcas son parte de la Asociación de Artesanos Tejiendo Pinceladas y Dulzuras (Artepindul), integrada por 15 miembros que trabajan con juguetería en madera, juguetes de tela, tejidos en croché, pinturas en alto relieve, mazapán, arte arena, artes plásticas y todos los dulces.

Cocada con manjar y con cacao crocante 100% orgánico son dos de las presentaciones con las que Mermeladas y Dulces La Mayita incursiona en el marcado local, para reactivar su economía.

Como parte del procesamiento, la pepa de cacao se tuesta en pailas sobre fogones de madera. Luego pasa a molinos artesanales, hasta quedar en pequeños granos para ser agregado a las cocadas, con trazos rectangulares.

A esa producción se suman las cocadas tradicionales, arroz con coco, manjar de coco y aceite de coco para el consumo en alimentos. También se desarrollan artículos de tocador como bronceador de aceite de coco y productos para tratar el cabello.

Mayra Ortiz, representante de Mermeladas y Dulces La Mayita, explica que la producción se hace con capital propio y se trabaja con un promedio de 100 unidades por cada uno de los productos.

Lee: En el Ecuador tres de cada diez adultos son emprendedores

Macadé, representada por Raquel Cañola, está dedicada a la producción de tortas de yuca y jabones de glicerina, con esencia de coco. La preparación se hace en su domicilio, mientras se financia la construcción de un galpón en el que funcionará su negocio.

“Por ahora la manufactura es baja y se hace en función de los pedidos que tengamos dentro de la provincia, que suelen ser mayores en feriados”, señala Cañola.

Una tercera marca es La Campesinita, que lidera María Esterilla, en la comunidad de Tabuche, a media hora de la ciudad de Esmeraldas. Allí prepara manjar de coco y borojó, y rompope de cacao.

El manjar de coco y borojó ya cuentan con registro sanitario. El esfuerzo de 10 emprendedoras de La Campesinita tiene dos años ocho meses y la finalidad es potenciar su iniciativa para llevarla fuera de la provincia.

La presentación de los manjares se la hace en recipientes de vidrio de 150 y 200 gramos, con proyecciones a que sea mayor y se incremente la producción que está sobre las 200 unidades al mes.

Relacionado: Cosmética que concentra esencias básicas para la piel

El coco y el cacao son dos frutas que se producen ampliamente en la provincia de Esmeraldas y que han desarrollado el ingenio de mujeres emprendedoras para dar valor agregado a las mismas.

La mayor promoción de los emprendimientos se hace en las ferias artesanales en las que se exponen las iniciativas de las esmeraldeñas, que están probando combinaciones para dar un mejor uso al coco y al cacao.

El 90% de los negocios que se presentan en eventos tuvieron su origen después del terremoto de abril de 2016, que afectó el sur de la provincia de Esmeraldas.

Por eso, con ayuda del Ministerio de Industrias, la Superintendencia del Control del Poder del Mercado y el Instituto de Economía Popular y Solidaria, se han logrado agilitar los procesos para que las emprendedoras puedan sacar al mercado sus productos con registros sanitarios.

Revista Líderes
www.revistalideres.ec
Agosto 14 de 2018

Acerca del Autor

Artículos relacionados

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *