Las lecciones que ‘Los Increíbles 2’ deja para que tu próximo proyecto sea un éxito

Las lecciones que ‘Los Increíbles 2’ deja para que tu próximo proyecto sea un éxito

Pixar no es infalible. Por cada trabajo de calidad impecable hay otro que ensucia el historial de la marca.

Desde su llegada al terreno cinematográfico con la original Toy Story en 1995, Pixar se ha convertido en sinónimo de éxito y entretenimiento de calidad para toda la familia.

Las películas estrenadas por el estudio son garantía no solo de que Disney hará en taquillas tres o cuatro veces los presupuestos que destina a su realización, sino también de que se posicionará, hacia finales de cada ejercicio fiscal, como uno de los conglomerados de medios y entretenimiento que más ingresos reportan anualmente.

Sin embargo, Pixar no es infalible.

El estudio tiene un marcado problema con las secuelas, de forma que por cada Toy Story 2 o Toy Story 3, hay una Cars 2 o una Cars 3; o en otras palabras, por cada trabajo de calidad impecable hay otro que ensucia el historial de la marca.

El aspecto a observar es que el problema impacta a la calidad del producto y al rendimiento de este en la taquilla del globo.

Un ejemplo claro está con Cars. La primera entrega recaudó 462 millones de dólares a nivel mundial; luego llegó una secuela que debía capitalizar aún más las posibilidades de la franquicia, y que, si bien superó por 100 millones lo recaudado por su antecesora, recibió una miríada de críticas negativas que a la postre perjudicaron los alcances de la franquicia.

El resultado de ese tropiezo fue una taquilla mundial de 383 millones de dólares para Cars 3, es decir, recaudó menos dinero que la primera Cars.

Comprobado que las malas críticas afectan el desempeño general de sus películas, Disney supo que debía ser cuidadoso con la secuela en puerta: Los Increíbles 2, continuación, además, de uno de los filmes que presumen estatus de culto en el catálogo Pixar.

¿Cómo hacerle una digna secuela a la película que en 2004 hizo una deconstrucción del mito del superhéroe, mucho antes de que el cine de superhéroes fuera la tendencia en Hollywood?

¿Cómo garantizar que esa digna secuela supere las proyecciones de taquilla?

¿Cómo evitar un nuevo Cars 3?

Aun sin tener los primeros resultados de recaudación al momento de elaborar este texto, es posible observar la estrategia que Disney está empleando con Los Increíbles 2, y prever uno de los taquillazos más grandes del año, pues sobresalen aspectos que un emprendedor puede perfilar hacia una mejor toma de decisiones al momento de tener un proyecto en manos.

1. Los antecedentes son la mejor carta de presentación
A diferencia del multicitado caso de Cars, la original Los Increíbles tiene unas credenciales envidiables.

Fue escrita y dirigida por Brad Bird, responsable de El gigante de hierro, su premisa se adelantó a las inquietudes que eventualmente tendría la industria fílmica estadounidense, y sus temáticas apelaron a un target más allá del que suele asociarse con el cine familiar animado.

Recomendamos: Así es como Ed Catmull ha liderado a Pixar ‘al infinito y más allá’

De ahí que la expectativa generada por Los Increíbles 2 venga desde distintos frentes. Los logros de la primera película están bien encallados en el imaginario colectivo, el tipo de meta a la que debe aspirar todo emprendedor: contar con antecedentes que despierten confianza hacia su trabajo.

2. La expectativa es el mejor aliado
Han pasado 14 años desde el estreno de la primera Los Increíbles, y Disney está consciente de que el público pidió desde el día cero la realización de una segunda parte.

La compañía es experta en aumentar durante años la expectativa de los fans (pasaron 11 años entre la segunda y tercera Toy Story, y 13 entre Buscando a Nemo y Buscando a Dory), y la burbuja de fuzz en torno a Los Increíbles 2 ya reventó.

Dicho de otro modo, la consolidación de los antecedentes debe seguirse con estrategias que motiven la impaciencia del target por conocer y consumir un nuevo emprendimiento.

3. Los talentos probados son la mejor arma
¿Qué sería de la original Los Increíbles sin las voces de Víctor Trujillo (Robert Parr / Mr. Increíble), Consuelo Duval (Helen Parr / Elastigirl) y Darío T. Pie (Edna Moda)?

Es difícil imaginarlo, y nos atrevemos a decir que gran parte del éxito de la película en México se debió directamente a ellos.

Para hacer que la expectativa fuera redonda, Disney se aseguró de que los tres estuvieran de vuelta en el doblaje mexicano de la secuela, y ahora tenemos a legiones de fans impacientes por escuchar las voces de esta icónica tercia, a casi tres lustros de distancia.

Si en un emprendimiento hubo elementos que pueden considerarse cruciales en su éxito, no debe pensarse de más y solo debe resolverse la manera en que se traerán de vuelta.

Pixar es éxito y calidad, y en sus aciertos y errores hay luz que orienta a decidir lo mejor para tus proyectos.

Entrepreneur
Uriel Barco
Junio 15 de 2018

Acerca del Autor

Artículos relacionados

1 Comentario

  1. Pingback: El negocio de Disney crece con la compra de Fox - ENFOQUE

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *