Por qué no debes descuidar tu salud mental al emprender

Por qué no debes descuidar tu salud mental al emprender

El mundo de los negocios es, sin lugar a dudas un campo de batalla en donde se necesita una gran fortaleza física y mental para sobresalir.

El aparente suicidio de Kate Spade, una de las diseñadoras más prolíficas de la industria de la moda y con varios éxitos en su carrera, trae a debate la importancia de la salud mental del empresario, y la necesidad que es vivir en equilibrio en el mundo de los negocios.

Kate Brosnahan, nombre original de la diseñadora (al casarse con Andy Spade cambio su nombre), fundó su compañía tras varios años de ser editora de modas de la revista Madmoaseille con una pequeña colección de seis bolsos. Rápidamente su fama se extendió por Nueva York.

Aunque vendió su emporio en 2006 por 60 millones de dólares, fundó las bases para que la marca sea hoy un icono de adoración de la generación millennial.

Tras ocho años de retiro, recientemente Kate había fundado otra compañía, Frances Valentine, una startup de la moda, junto con otros tres socios más. La empresa cimentaba su futuro crecimiento en la fuerza de los diseños de Kate y el conocimiento de Marketing de su esposo.

Sin embargo, a un año, la diseñadora fue encontrada muerta con indicios de suicidio junto a una carta de la cual no se han dado detalles.

Aunque no se ha dicho la causa de su suicidio, cabe recordar a otros empresarios que sufrían de depresión y encontraron en esta vía el escape a sus problemas como Alexander McQueen.

El mundo de los negocios es, sin lugar a dudas un campo de batalla en donde se necesita una gran fortaleza física y mental para sobresalir y poder tomar las decisiones que más convengan a la empresa.

De acuerdo con la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM), la depresión cuesta 25 días de trabajo al año, el pánico 20, las fobias 15 y el estrés postraumático nueve.

En términos generales, un 9.2% de la población mexicana sufre de depresión y 14.3% padece ansiedad.

Entre los factores que más influyen a que este tipo de padecimientos se presenten están aquellas originadas por la condición laboral tales como:

  • Largas jornadas laborales
  • Condiciones de trabajo poco propicias y salubres
  • Las altas cargas de trabajo
  • Un mal clima laboral
  • Una mala alimentación
  • La poca actividad física
  • Los tiempos de traslado entre la casa y el centro de trabajo y viceversa
  • Los bajos salarios
  • La presión de cumplir con un horario

El estrés además puede ir aumentando de acuerdo con el grado de responsabilidades que se tenga. De esta manera, los niveles gerenciales se verán más afectados que los niveles operativos.

Tener una mala salud mental y no gestionar adecuadamente las cargas emocionales conlleva a una pérdida de productividad, pero además acaban con el equilibrio necesario para llevar una vida saludable.

Signos de una mala salud mental como la depresión son: cansancio, agobio, tristeza, estado de ánimo irritable, dificultad para conciliar el sueño, pérdida de apetito, poca claridad de pensamiento, sentimientos de culpa o inutilidad.

Lo alarmante y peligroso es que se hace poco caso a estos signos, y en ocasiones no hay tiempo de reaccionar como sucedió con Kate Spade.

Sin importar el tamaño de tu negocio, aun cuando se trate de una Pyme, es necesario que cuides de tu salud mental y la de tus empleados, no solo por el impacto negativo que tiene una mala salud para el negocio, sino porque al final del día se trata de tu vida y es lo más importante que tienes.

Recomendamos: El éxito depende 80% de nuestra psicología

Premo
Junio 5 de 2018

Acerca del Autor

Artículos relacionados

1 Comentario

  1. Pingback: Mindfulness, una herramienta indispensable - ENFOQUE

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *